15.2.11


- ¿Qué miras tanto?- me dijo sonriente.
- A ti- le dije poniéndome de pie y tomándola de la mano. No acostumbraba a hacerlo, pero esta vez no lo podía evitar. Bajamos las escaleras en el silencio, que sólo se rompía con algún suspiro o respiración agitada de alguno.

 La tensión del aire crecía, extrañamente mi corazón comenzó a latir más rápido. –Quizás es la misma tensión del aire- pensé. Seguimos hasta llegar a los sillones, en silencio y con miradas que decían mucho. Su mirada era una mezcla de deseo, ternura y amor. Pero cuando veía que entendía su mirada, la sacaba y la bajaba hacia el piso.

 Genial,y ahora se tienen que coger ♥ AHH :P AJJAJAJ

1 comentario:

Viqu dijo...

JAJAJAJAJAJA FIBRON INDELEBLE :'D
NOS RE FASHA MAMASHA