8.2.11

Sword & Cross.

-¡Ajá!- exclamó Arriane-. He visto cómo se te ha encendido una luz. Así que hay alguien en casa. Bueno, querida Luce, puede que hayas ido a las fiestas del internado, pero nunca has visto cómo son las de un reformatorio.
-¿Qué diferencia hay?- preguntó Luce, intentando soslayar el hecho de que en Dove nunca había asistido a una gran fiesta.
-Ya lo verás.-  Arriane se detuvo y miró a Luce-. Pásate esta noche y podrás comprobarlo, ¿vale? - Inesperadamente, le cogió la mano-. ¿Lo prometes?
-Yo pensaba que habías dicho que debía mantenerme alejada de los casos complicados- dijo Luce con ironía.
-Regla número dos: ¡no me hagas caso!- respondió Arriane riendosé y moviendo la cabeza-. ¡Estoy oficialmente loca!
Empezó a correr otra vez, y Luce la siguió.
-¡Espera! ¿Cuál era la regla número uno?
-¡Mantente alerta!

No hay comentarios: