20.5.13

BK


Pasaron dos tranquilos minutos de silencio. Entre los cuales saqué una foto de nuestro primer almuerzo.
-¡Ha salido tu maldito dedo en dos fotos, Price!- la regañé poniéndole mala cara.
-Lo siento, no se había abierto el lente completamente y quería ayudar – dijo riéndose al ver las fotos.

No hay comentarios: