26.2.15

BM



No me resultó difícil encontrar el auto. Era rojo. Prácticamente sentía que tenía un cartel luminoso en el techo diciendo “AQUÍ ESTOY”. Me reí por lo bajo de mi estúpido pensamiento y entré al auto. Mi risa quedó congelada.
—Oh, creí que eras Jade—Matt estaba allí, sentado en el asiento del piloto. Completamente ebrio. Sus ojos apenas podían mirarme y ni hablemos de enfocar su vista en mi rostro.
     Ril,lo siento. —dijo atropelladamente. — Quería disculparme por lo de hace un rato—siguió arrastrando las palabras como hacía dentro el bar— Logan me ha dado una lección de cómo NO hablarle a las chicas—dijo tocándose el brazo derecho con gesto adolorido.
     Ya lo creo— le contesté en voz baja mirando mi ventana en busca de Logan o Jade acercándose pero no veía rastros de nadie. Maldición.
     Lamento mucho todo—repitió acercándose a mi— Por favor, di que me perdonas.
     Okay, Matt. —intente sonreír y alejarme— Está todo bien. En serio. —aún miraba preocupada por la ventanilla. ¿Qué demonios hacia él en el asiento del piloto? ¿Acaso estaba loco?
     Esperaba esa respuesta. Gracias. —parecía satisfecho— Solo déjame que te lleve al hotel—sacó unas llaves de su bolsillo y encendió el auto. Y no fue lo único que encendió. Me puse en modo de alerta total. ¿Qué mierda estaba haciendo?
     Heeeey—dije intentando llamar su atención— No creo que debas conducir en este estado y mucho menos con una persona en el vehículo. ¿No lo crees? —intenté decir de la forma más amable posible y en forma graciosa. Pero sé que mi voz sonó una nota más alta y alarmada. Y probablemente tenía los ojos muy abiertos cuando oí el rugido del motor en marcha. Santísima mierda.
     Riley—rió con unas carcajadas muy atolondradas— ¿Crees que estoy ebrio? —continuó riendo— Estoy bien. Sólo déjame llevarte al hotel y hablemos en el camino para olvidar lo estúpido que fui—me sonrió. Pero no me estaba mirando a mí. Miraba más allá de la ventana detrás de mí. Y su rostro se transformó.
     Creo que sigues haciendo estupideces. Apaga el auto— lo fulminé con la mirada mientras él apretaba el botón del seguro de las puertas. Esto no iba a terminar para nada bien—Mierda, Matt. Si quieres suicidarte, déjame fuera del plan. Déjame bajarme—intenté en vano abrir mi puerta.
     Mierda— dijo por lo bajo aún mirando más allá de mi ventana.
     Lo digo en serio, déjame bajar en este instante—dije furiosa. Lo veía listo para apretar el acelerador.Y así fue. El auto se sacudió violentamente y frenó. La sacudida fue suficiente para que me diera un golpe en la cabeza contra el parabrisas. Lo que escuché a continuación me alarmo más,fue un golpe fuerte, un estruendo. Su puerta estaba abierta y torcida. Parecía casi arrancada del auto. Y Matt ya no se encontraba a mi lado pero el auto seguía en marcha. Esto era completamente confuso. Escuche voces fuera del auto, una voz enfurecida. Y seguía sin entender nada.
     Creo que te ha dicho que la dejes bajar—oí una voz profunda que sonaba enfadada pero aún mantenía ese noto de voz casi tranquilo pero parecía a punto de explotar.
     ¿Tú qué demonios estás haciendo? Ni siquiera deberías estar cerca de ella— reconocí la voz ebria y temblorosa de Matt.
     A ti no te importa lo que yo haga. Aléjate de ella o esto terminara peor de lo que puedas imaginar—dijo la voz amenazante. Me sonaba conocida. Pero era imposible.
     ¿Qué está pasando aquí? — por fin una voz conocida. ¡Logan! — Tú no deberías estar tan cerca y tú—escuche decir enfadado y elevando la voz en la última palabra— ¿En qué demonios estabas pensando? ¿Usando mi auto y en este estado? ¿Quieres que te mate?
     Podría ayudarte—acotó la otra voz. Cada vez parecía más enfadado. Yo solo me limite a seguir sentada. Pero necesitaba ponerle un rostro a aquella voz.
     Deberías irte— Logan dijo tranquilo—De aquí en más, me encargo yo. No te preocupes—Ni siquiera intentaron bajar la voz para que yo no escuche. Me decidí asomarme por la puerta abierta del conductor pero estaba mareada por ese estúpido golpe. No había nadie más. Solo Logan, Matt y Jade acercándose a lo lejos. Estaba segura de lo que escuché.
     ¿Quién era él? — desafié a Logan con la mirada. Yo conocía aquella voz. Lo sabía. Él solo desvió la mirada y me dijo que no me preocupara. ¿Cómo Logan podría conocerlo? No tiene sentido, suponiendo que es quien yo creía.
Jade se acercó sonriente y entró al auto.
Una vez todos dentro, con Logan de piloto, por supuesto, nos fuimos al hotel. Por suerte la puerta solo estaba inclinada. Logan de verdad iba a matar a alguien por esto. Y yo también, no soportaba estar cerca de Matt. Mucho menos encerrada en el mismo auto. Por lo tanto me senté atrás con Jade. Quien al parecer no vio ni escuchó absolutamente nada de lo sucedido hace minutos atrás. ¿No notaba la tensión?¿No notaba el huevo que me había salido en la frente?

No hay comentarios: